domingo, 28 de diciembre de 2008

Dios,... ¿existe o no?



«El científico está poseído por el sentido de la causalidad universal...Su sentimiento religioso se transforma en arrobado asombro ante la armonía de la ley natural, que revela una inteligencia de tal superioridad que, comparados con ella, el sistematizado pensar y actuar de los seres humanos no son más que un insignificante reflejo».
Albert Einstein.

Bienvenidos. Formo parte de un foro de discusión en la web, y hace algun tiempo encontré esta consulta a la que procuré dar respuesta. La comparto con ustedes hoy.

«La verdad yo tengo la fe en que Dios sí existe, pero resulta que mis compañeros de la preparatoria me cuestionan por eso y me gustaria demostrarles que Dios sí existe y que gobierna mi corazon.

Por favor, si pueden ayudarme se los agradezco mucho.

Dios los bendiga.

C…»


Estimado C… te saludo.

Qué bien que tienes una fe fuerte en Dios. Sin embargo, a veces se hace necesario presentar evidencias o pruebas de su existencia cuando te las solicitan.

Casi siempre se han presentado los siguientes argumentos para demostrar la existencia de Dios:

PRUEBA DE LA EXISTENCIA DE DIOS A PARTIR DEL ORIGEN

Este argumento trata de dar respuesta a la pregunta: ¿Porqué hay algo en vez de nada? ¿De dónde surgió la vida?
  • Todo lo que tiene un principio fue causado por algo.
  • El universo tuvo un principio (comprobado por Albert Einstein con su teoría de la relatividad y por Edwin Hubble con su telescopio).
  • Por lo tanto, el universo fue causado por algo y ese algo es Dios.
La vida solo puede provenir de la vida. Que la vida surgió por accidente, idea enseñada por la teoría de la evolución, es un concepto anticientífico (pulsa aquí para ver el artículo “biogénesis”).

Esto concuerda con lo que escribiera San Pablo a los Romanos en 1;19-20.

PRUEBA DE LA EXISTENCIA DE DIOS A PARTIR DEL DISEÑO
  • Todo diseño exige un diseñador (como un cuadro impresionante no pudo haberse pintado solo, o un reloj no pudo haberse armado por "casualidad").
  • El universo y la vida son complejos, muestran un diseño.
  • Por lo tanto, el universo y la vida implican un diseñador superinteligente. Ese diseñador es Dios.
Esto concuerda con el Salmo 19;1



PRUEBA DE LA EXISTENCIA DE DIOS A PARTIR DE LA MORALIDAD

«No es justo, yo llegué primero». «¿Por qué lo molestas, si no te hizo nada?». «Vamos, lo prometiste». «Dame una mordida de tu manzana, yo te di una mordida de la mía». Todas estas son pruebas de la ley moral escrita en nuestros corazones, aunque a veces no la cumplamos y por ello sentimos culpa. El argumento va así:
  • Toda ley exige la existencia de un legislador (dador de la ley).
  • El hombre tiene en su conciencia la ley moral (lo que es bueno y lo que es malo).
  • Por lo tanto, ese legislador es Dios.
Esto concuerda con Romanos 2;15-16.

Los ateos (quienes creen que Dios no existe) no pueden explicar, si no hay un Dios...

¿Por qué existe el universo?
¿Por qué hay un diseño tan complejo en el universo, en la vida animal y en el ser humano?
¿Por qué tenemos un sentido del bien y del mal?

En cuanto a demostrarles a tus amigos que Dios gobierna tu corazón, eso no es cosa de argumentos, sino de testimonio (o tu buena conducta). Eso depende plenamente de tí.

«Hacer preguntas es señal de que se piensa». Saludos.

*******************

Estimado C… te saludo.

Además de los argumentos que compartí contigo en mi anterior intervención, hay uno más que me parece muy poderoso a la hora de testificar a nuestros amigos que nos preguntan por una razón de nuestra fe (1 Pedro 3;15). Se trata del argumento de la teoría de la información.

Lleva a tus amigos a imaginar la siguiente situación. Supongan que caminan por la orilla del mar. Y en la arena húmeda se encuentran dibujadas varias líneas onduladas. Seguramente que ustedes concluirán que esas líneas fueron trazadas por las olas (el azar o la casualidad) con poca fuerza que bañan la arena a la orilla. Esas líneas onduladas tienen una especie de patrón repetitivo.

Ahora supongan que al caminar un día diferente a la orilla de la playa, encuentran en la arena húmeda la frase: «Te amo». Si ustedes se preguntan qué causó la escritura de ese mensaje (esta información), de ninguna manera podrán concluir que fueron las olas (las fuerzas ciegas de la naturaleza, o el azar) las que lo escribieron. ¿Por qué? Porque esa frase nos muestra información algo mas complejo e inteligible (que se entiende). Esta información en ninguna manera se puede explicar por la casualidad. La información siempre tiene como origen un ser inteligente, no el azar (la suerte).



Un ejemplo más. Supongan que en un día precioso. Ustedes miran hacia el cielo y tratan de encontrar formas definidas en las nubes. Repentinamente, uno de ustedes mira en una de ellas algo que parece tener la forma de una vaca o un conejo. Ustedes se preguntan ¿qué causó esa apariencia? Y llegarían a la conclusión de que una combinación de elementos tales como la temperatura, el viento, los gases, la altura en la atmósfera, etc. fueron los causantes, aleatoriamente (al azar, por la suerte), de esa…silueta en particular.

Ahora consideren que miran al cielo y observan la frase: «Felicidades Ana». Inmediatamente se preguntarían si esa frase inteligente pudo haber sido ocasionada por el azar o bien, algún piloto experimentado en su avioneta la produjo. Por supuesto que ustedes concluirían que sólo la última alternativa es la que explica adecuadamente la expresión en el aire. ¿Por qué? Porque la información sólo puede tener como origen la inteligencia, no el azar.

Ahora viene el argumento: cuando miramos hacia el núcleo de nuestras células, encontramos la molécula de ADN (ácido desoxirribonucleico). Este ácido contiene todas las instrucciones genéticas para el desarrollo de los seres vivos. Es el mapa de la vida. En él encontramos todos los datos necesarios para la producción de las células de nuestro cuerpo y las características que tendremos. Es decir, proporciona las órdenes que estimularán nuestro crecimiento, la digestión, los latidos del corazón, el pensamiento, el sentimiento, etc. Lo asombroso pues, acerca del ADN, es que contiene una gran cantidad de información. Un mensaje, se ha dicho, tan amplio como los 30 tomos de la enciclopedia británica, ¡pero multiplicado por cuatro!

¿Quién colocó tanta información dentro del núcleo de la célula? ¿El azar (evolución) o la inteligencia (el Dios Creador)? Si en nuestros dos ejemplos anteriores, la frase escrita en la arena y la frase escrita en el aire, concluimos que solamente un agente inteligente pudo haberlos producido, ¿a qué conclusión llegaremos respecto de la gran cantidad y complejidad de la información del ADN?



La única conclusión lógica es que el ser que colocó la información dentro de la célula, debe ser superinteligente. Ese ser coincide con la descripción del Dios de la Biblia, el Dios del cristianismo. ¡Cada una de nuestras células grita el mensaje: «¡Hay un Dios!».

Espero que esta infomación te haya servido.

Para escuchar el programa de radio "Diálogos de vida abundante" relativo a este tema, pulsen el reproductor a continuación:




Para visualizar documento en PDF con contenido más amplio sobre la teoría de la información, oprime aquí.

--------------------------------

"Para el científico que se ha aferrado a su fe en el poder de la razón, todo el asunto termina como una pesadilla. Ha escalado las montañas de la ignorancia, está a punto de alcanzar la cumbre más alta, trepa por la roca final, y se topa con un grupo de teólogos que están sentados allí desde hace siglos".
Robert Jastrow.

Recuerden: "Creer es también pensar"

Saludos.