martes, 29 de diciembre de 2015

El despertar de la fuerza (un análisis del panteísmo)


La película «El despertar de la fuerza» ya es, al momento, considerada el estreno más exitoso de la historia. En sólo su primer fin de semana, generó ingresos equivalentes a la venta de 660,000 teléfonos IPhone.

Es bien sabido que la serie Star Wars contiene variados elementos religiosos (sin dejar de lado los políticos y de otra clase). Encontramos, por ejemplo, el Taoísmo en el «equilibrio de La Fuerza» y la filosofía de los caballeros Jedi, en la vida de los monjes Shaolin y su control de la fuerza Chi. No falta -desde luego- el Panteísmo (difusamente combinado con una suerte de Dualismo), implícito aquél en el concepto mismo de «La fuerza». No es exagerado decir que las películas tienen una fuerte influencia religiosa en la cultura de hoy, ya que encontramos una religión llamada Jediísmo que se fundó sobre la obra de George Lucas.

El panteísmo, del que trataremos en esta ocasión, puede ser descrito de manera tan sencilla como la creencia en que Dios es todo y todo es Dios. La palabra está compuesta del término griego pan, que significa todo, y theos, que significa Dios; así se forma una frase que afirma: todo es Dios. El panteísmo es la creencia de que el mundo y Dios son lo mismo. Cada criatura  (incluido el hombre) es un aspecto o una manifestación de Dios, que es concebido como un actor divino. Uno que representa a la vez los múltiples papeles de humanos, animales, plantas, estrellas y fuerzas de la naturaleza.

Maharishi Mahesh Yogi dijo: «Estén quietos y conocerán que son Dios». Terry Cole-Whittaker, antes evangelista cristiana, dijo: «Usted es Dios, yo soy Dios. Todos somos Dios». Esta creencia de que el hombre es dios, está muy en boga a través de los movimientos de desarrollo del potencial humano. Pero esto no es otra cosa que la antigua creencia hinduista.

Hagamos a un lado la parálisis del análisis y... ¿por qué no pensar un poco en esta creencia tan de moda y difundida (por Hollywood también), para ver si pasa un mínimo examen lógico y práctico?
Veamos. El panteísmo, llevado hasta sus consecuencias lógicas...

martes, 22 de diciembre de 2015

Lecciones de Navidad


Dejando de lado, por un momento, la controversia relacionada a la fecha precisa del nacimiento de Cristo (ambas posturas, a favor y en contra del 25 de diciembre, tienen mérito. Véanse los artículos debajo del presente), considero que la iglesia es inteligente si aprovecha estos días para hablar de la Encarnación y del Evangelio. Esto, a semejanza del punto de apoyo que el apóstol Pablo encontró en los altares de los griegos en Atenas, para publicar las buenas nuevas a ellos, en vez de negarse a hacerlo debido a las divinidades paganas de los filósofos a quienes se dirigió en aquella ocasión (Hechos 17.22).

De manera que, aprovechemos esta ocasión para compartir con nuestros hermanos en la fe y amigos, las lecciones que la Navidad (Nati Vita, que quiere decir «Nacimiento que da Vida») tiene para nosotros. La Navidad nos enseña, que…

domingo, 13 de diciembre de 2015

¿Tiene un origen pagano la celebración de Navidad el 25 de diciembre?

Nota: (Traducción del inglés por Enrique Chávez, desde el libro "El nacimiento virginal" de John G. Weldon, capítulo 14. Se publica íntegro a partir del escrito original, pero con las debidas reservas en cuanto a algunos elementos del contenido doctrinal, especialmente La Trinidad).

Algunos argumentan que el origen del festejo de la navidad, puede trazarse hasta una festividad pagana romana conocida como Saturnalia y otros festivales solares paganos. Se alega que, en algún momento entre 325-350 d.C., por medio de la influencia de la iglesia, el 25 de diciembre (el final de las festividades paganas), se asoció con el nacimiento de Jesús.  

Este origen pagano de la Navidad es dudoso, ya que dicha asociación no puede ser encontrada en ninguno de los escritos cristianos tempranos. Los cristianos primitivos, así como los judíos post-exílicos, serían extremadamente reacios a tener nada que ver con el paganismo. Mucho menos adoptarían proactivamente costumbres paganas.

sábado, 12 de diciembre de 2015

¿Qué era la estrella de Belén?


Supernova, cometa, conjunción de planetas, nave extraterrestre, Venus, meteorito. Opciones, alternativas de explicación hay muchas. Libros se han escrito para explicarla. La estrella de Belén, ¿qué era? (Mateo 2.1-12).

Bien, aquí comparto con ustedes una porción del video Descubriendo la verdad sobre Jesús, el cual estoy procesando para que puedan pronto disfrutarlo completo (dura 90 minutos) próximamente. En esta fracción del video, creyentes que se desenvuelven en el campo de la astronomía (no astrología, que no es lo mismo), nos presentan una posible (no definitiva) explicación del fenómeno celestial que pudo ser la señal para movilizar a unos sabios estudiosos de las estrellas, posiblemente provenientes de la zona de Persia-Babilonia, para encontrarse con el Mesías de poco tiempo de nacido y adorarle. Conocedores, al parecer, de las antiguas profecías mesiánicas (Miqueas 5.1-2) por haber circulado el Antiguo Testamento por aquellas zonas de donde provenían, los "magos" o sabios (quizá judíos descendientes de los antiguos cautivos del 597 a.C. descritos en 2 Reyes 24.12ss), se movilizaron durante meses para tener un encuentro con El Cristo y ofrecerle sus valiosos presentes.



No hay duda. Hubo un fenómeno celeste excepcional señalado por Dios (cualquiera que haya sido. El concepto de estrella 'aster' en el siglo I de nuestra era, abarcaba también los planetas 'astron'), observado desde la zona de Babilonia por estudiosos de las profecías. Tal fenómeno hizo que no escatimaran su esfuerzo, tiempo y recursos para rendir adoración al Dios hecho carne.

Que podamos imitar a aquellos sabios al no escatimar nuestro esfuerzo, tiempo y recursos para encontrarnos pronto con Jesús, y no con manos vacías, sino con algo en ellas, alguna buena obra, no que pretenda comprar la salvación (cosa imposible), sino que muestre que le tenemos gratitud por ser nuestro Salvador y Señor (Efesios 2.8-10). Si usted aún no le tiene por tal, le invitamos a que lo haga pronto. Oprima aquí para información que le puede ayudar.

En seguida, audio breve, que contiene una muy interesante explicación por César Vidal, teólogo, historiador, filósofo y abogado cristiano. Opriman en el reproductor a continuación:



Recuerden: CREER ES TAMBIÉN PENSAR.

Saludos.

viernes, 1 de mayo de 2015

El evangelio ante distintas audiencias


(Artículo publicado originalmente en este blog, el 12 de septiembre de 2009)

En el capítulo 17 del libro de los Hechos de los Apóstoles, encontramos distintos sermones predicados por un mismo evangelista, San Pablo. Es interesante analizar y reflexionar, aunque brevemente, sobre la forma en que el apóstol a los gentiles presenta el mensaje de Cristo en estas distintas oportunidades. Conviene que conversemos con el pasaje bíblico como lo haríamos con un amigo. Haciéndole preguntas: ¿en dónde?, ¿a quiénes?, ¿cómo?, ¿basado en qué?, ¿qué resultados hubo?

Veamos el primer mensaje. Este aparece a partir del versículo uno. Pablo se encuentra en la ciudad de Tesalónica, la cual contaba con una sinagoga, lugar de reunión cultual de los judíos, así como también de gentiles que simpatizaban con la religión judía. El predicador se encuentra en el recinto judío de culto. Tanto sus compatriotas como aquellos asistentes que simpatizaban con la religión judaica, iban ahí a escuchar la recitación y lectura del Antiguo Testamento, como también a elevar oraciones y escuchar cánticos al Dios único. Había pues una audiencia afable (por lo menos al principio), bien dispuesta a escuchar a un rabino plenamente entrenado en la exposición de las Sagradas Escrituras del antiguo pacto. Es por esto que Pablo toma como partida, y basa la exposición de su mensaje, en los rollos de La Ley, Los Profetas y Los Salmos (la triple división en que el pueblo judío conocía las escrituras antiguas). Esto lo encontramos en el versículo tres.

sábado, 25 de abril de 2015

¿Receta primitiva?



Mi hijo menor, Axel, de 10 años, al lado de una réplica del aparato de Stanley Miller

Hace un par de semanas, mi familia y yo visitamos el "Laberinto de las ciencias y artes" en un conocido parque de la ciudad donde radicamos, San Luis Potosí, México. Fue maravilloso ver, en compañía de ella, cómo las ciencias han facilitado la vida en muchos aspectos a los seres humanos.

No obstante lo anterior, nos topamos con esta exhibición titulada "¿Receta primitiva?", la cual da por sentado -erróneamente, desde luego-, que los científicos han producido vida en el laboratorio, haciendo innecesario al Creador. Permítame demostrar a continuación, por qué digo erróneamente:

sábado, 14 de febrero de 2015

Rivales de Jesús



«Fue un hombre famoso en su tiempo en todo Oriente, promulgó la paz entre los hombres, tuvo un gran número de seguidores, realizó milagros inexplicables desde la razón, luchó contra los poderosos que oprimían al pueblo, curó enfermos y devolvió la vida a los muertos. Finalmente, fue juzgado por un tribunal romano y nada se sabe de su cadáver.

El protagonista de estos hechos podría perfectamente ser Jesucristo, base fundamental de algunas de las religiones más importantes del planeta. Sin embargo, la persona que se corresponde a lo anteriormente citado es Apolonio de Tiana, un misterioso personaje cuya vida es tan apasionante como desconocida es su figura en la actualidad.»

Así inicia el relato en una página web de esoterismo y continúa presentando una breve biografía de Apolonio. Termina mencionando que este filósofo es el otro Jesucristo. Otro sitio web, en la famosa red social Facebook, presenta un breve artículo el cual termina etiquetando a este personaje como el verdadero Jesucristo. Pero, si aplicamos los criterios de historicidad a las fuentes documentales sobre Apolonio, ¿resisten el análisis crítico? Veamos.