sábado, 18 de abril de 2009

Teorías contra la resurrección, refutadas



El domingo anterior, 12 de Abril, la iglesia cristiana celebró el día de resurrección. Es para la iglesia tan importante este suceso, que el cristianismo se levanta o cae con la resurrección. Sí, el apóstol Pablo sostiene esto en (1 Corintios 15;13-20) y el mismo Jesús hizo depender todas sus alegaciones ministeriales y divinas de este mismo hecho, la resurrección (Mateo 17;22-23).

(Opriman las citas bíblicas para leerlas completas).

Es por la importancia que para el cristianismo tiene la resurrección, que a través de los siglos los escépticos y adversarios se han empeñado en refutarla. Por otro lado, los defensores cristianos se han dado a la tarea de procurar establecer la historicidad de este evento, en base a la confiabilidad de los documentos del Nuevo Testamento (opriman aquí, para evidencia sobre la confiabilidad del Nuevo Testamento) y algunos otros, así como también a una sólida argumentación.

Derivado de lo anterior, los estudiosos han establecido cinco "hechos mínimos" relacionados con la resurrección, que no sólo los eruditos cristianos, sino también los escépticos más duros, reconocen como plenamente establecidos desde el punto de vista histórico-documental. Estos "hechos mínimos" son:

  1. Jesús murió por crucifixión romana.
  2. El sepulcro (plenamente identificable) en el cual fue puesto el cuerpo de Jesús, quedó vacío algunos días después.
  3. Los discípulos de Jesús sostuvieron firmemente la creencia (respaldada con sus muertes), de que Jesús se les apareció vivo después de haber sido muerto en la cruz.
  4. Saulo de Tarso (más tarde conocido como el apóstol Pablo), gran adversario del cristianismo, fue convertido a la fe cristiana y a partir de ello, fue su máximo exponente. Él sostuvo que fue debido a la aparición del Cristo resucitado.
  5. Santiago, hermano de Jesús, y escéptico del ministerio de Cristo durante toda su vida, fue convertido al cristianismo (debido a la aparición del Cristo resucitado).

La mejor explicación para el sepulcro vacío es la resurrección. Por supuesto, algunos eruditos escépticos han tratado de dar explicaciones alternativas al hecho de la tumba vacía. Para ello se han valido de supuestos como: "Las mujeres se equivocaron de tumba al ir a ungir el cuerpo de Jesús, al no encontrarlo creyeron que había resucitado ". O bien este: "El cuerpo sin vida de Jesús, fue robado de la tumba (ya sea por sus enemigos o bien por sus amigos)". O qué tal este: "Jesús no murió en la cruz. Fue descolgado de ella antes de morir, y estando en el sepulcro fue reavivado", y algunos otros.

Hace algún tiempo tuvimos la oportunidad de tocar este tema en el programa de radio "Diálogos de vida abundante". En este tratamos esas teorías que procuran negar la resurrección de Jesucristo, y presentamos su refutación.

Opriman en el reproductor a continuación, para que escuchen la grabación en mp3 de ese programa:


Creo firmemente que la iglesia está bien cimentada en su fe, sobre el hecho histórico de la resurrección. Gracias a este suceso acontecido en el tiempo, tenemos entre otras cosas el perdón de nuestros pecados (Romanos 4;25), contamos con la ayuda de Jesús que intercede por nosotros (Romanos 8;34), Él nos sostiene en nuestras debilidades y tentaciones (Hebreos 4;14-16), nos defiende y hace posible no sólo el perdón de nuestros pecados pasados sino de los actuales (1 Juan 2;1-2), así como también nos brinda la esperanza de nuestra propia resurrección a su semejanza (Romanos 6;5 y Filipenses 3;20-21).

Una vez aceptada la creencia en la existencia de Dios (para evidencia de ello, opriman aquí), creador de un universo tan impresionante en complejidad y diseño y tan rebosante de poder y energía, no debiera haber problema en creer que Él levantó a Jesucristo de entre los muertos. Es razonable.

La resurrección marca un abismo entre Jesús y el resto de los hombres considerados como líderes religiosos. Sólo Jesús resucitó dejando atrás una tumba vacía. Las tumbas del resto de los más destacados líderes religiosos, continúan ocupadas con sus restos mortales. La resurrección confirma que solo Jesús es divino (Romanos 1;4).

Gracias a la resurrección, los cristianos podemos decir "Maranata": ¡Señor, ven pronto!

Recuerden: "Creer es también pensar".

Saludos.